Cómo aprendí latín en 4 meses

Ya sea para un puesto de trabajo, mudarse a otro país, acceso a estudios, un nuevo proyecto, un viaje, o hasta por algún lance amoroso, mucha gente hemos tenido alguna vez (o más de una) la necesidad de darle un empujón rápido a nuestra lengua extranjera.
man-in-red-crew-neck-shirt-wearing-black-framed-eyeglasses-3928268

¿Cómo puedes darle un apretón intensivo tu nivel en un idioma? Hoy os cuento cómo tuve que aprender, desde 0, todo el latín que pude en 4 meses. Contandoos esta experiencia, con mis aciertos y mis errores, analizaremos qué funcionó y qué no, cuáles fueron claves para llegar tan preparado como pude al examen final, y qué de todo esto va a serte útil a ti para mejorar. Spoiler alert: lo conseguí.

¿Por qué?

A los 24 años se me ocurrió estudiar Filología Inglesa. En esa época combinaba mis trabajillos de técnico de sonido y de profesor de inglés en una academia, con el Rock’n’Roll. Había decidido que me encantaba enseñar y que, para hacerlo bien, había que formarse. Volver a la universidad por las mañanas no sonaba mal. 

Todo muy bién hasta que el primer día descubrí que me esperaban algunas sorpresas.

True Story en formato guión de película:

UNIVERSIDAD DE BARCELONA. UN AULA VIEJA DE ESAS CON GRADERÍAS EMPINADAS LLENAS DE ALUMNOS. Entra el profesor.

PROFESOR

Ave discipuli, bienvenidos a la asignatura de Latín. Daré por supuesto que todo el mundo que está aquí ha dado 2 años de latín en el bachillerato. Lo tomaremos des del nivel de selectividad. La evaluación consistirá en un examen de traducción a final de semestre, sin diccionarios ni apuntes. ¿Hay alguien en clase que nunca haya dado latín?
Todo el mundo mira a su alrededor. 4 manos dispersas, de la mitad para atrás del aula, se levantan tímidamente.  En el resto de alumnos, una variedad de expresiones de curiosidad, autosatisfacción, empatía, desdeño.  En los aludidos, de primeras alguna cara de confusión, de desesperación. Pero al poco, también nos entra algo que parece motivación, un poco de Go Get Them Tiger! un Challenge Accepted!
challenge accepted meme

Se acercaban curvas. Todos los estudiantes que empezábamos carreras de letras teníamos que dar alguna lengua clásica y yo escogí el Latín pensando que me sería más útil que la alternativa, el griego clásico. Lo que no había previsto es que la mayoría de estudiantes venían de hacer dos años de latín en el bachillerato y que de ahí se iba a empezar.

Y yo pues ya llevaba algunos años sin estudiar y, my friends, me dedicaba al sonido y la tecnología. Matemáticas, acústica, electrónica, música, sí. ¡Pero latín no había dado en mi vida! Había que arremangarse.

¿Qué hize?

Por ese entonces nunca no tenía más que intuiciones sobre como iba esto de aprender idiomas, así que todo lo hice siguiendo esa intuición, o por recomendación de mi entorno. Vaya, como la mayoría. Y como todo el mundo (con o sin investigación) hice cosas mejor y peor. ¡Vamos! 

No tenía tiempo que perder. Imprimí todos los apuntes disponibles, compré un diccionario para estudiantes, un método de latín e iba a todas las clases que podía. Todo bajo control.

Empecé a estudiar gramática y a aprenderme tablas de declinaciones. Yo por casa recitando rosa rosae rosam rosas rosae rosarum rosae rosis … un peñazo, para mí y para quien conviviera conmigo. 

Me las aprendí y, diccionario y apuntes en mano, me puse a practicar traducciones. Muchas traducciones. Pero claro, por mucha gramática, sintaxis y declinaciones, que tuviera en los apuntes, tenía que buscarlo todo, todo el rato. Iba muy lento. Un peñazo también.

Entonces recordé las fatídicas palabras “examen de traducción sin diccionarios ni apuntes”. Y llegué a dos conclusiones. La primera era clara: tenía que aprender vocabulario. La segunda: no iba a poder estudiar toda la gramática que necesitaba a tiempo para los exámenes. 

Necesitaba otro plan. Un plan que me permitiera manejarme de forma algo natural con el latín, como quien aprende un idioma moderno, o como si fuera un niño pequeño. Necesitaba desarrollar la intuición suficiente para complementar la gramática y el vocabulario que pudiera llegar a estudiar antes del examen.

Comunicación e inmersión

Era un poco complicado conocer en Barcelona a un grupo de gente con quien hablar latín, y lo era aún más encontrar una máquina del tiempo e irme a la Roma clásica. Aún así, encontré otros modos de aumentar mi exposición al latín. 

Descubrí que podía poner Facebook en latín. Por lo visto ya no existe esa posibilidad, pero por aquel entonces facebook ofrecía algunas curiosidades en la selección de idioma. Entre otros, el inglés pirata y el latín clásico. Así, en vez de darle a Like o Me gusta, le dabas a Arrr o, en mi caso, a Mihi placet. Lo que sí os deja hacer ahora Facebook es usar el siempre cómodo inglés UpSideDown. Muy útil.

Facebook English Upsidedown

Otra cosa fue encontrar traducciones al latín de textos que ya conociera o de los que tuviera una traducción. Mucho texto antiguo, obras de teatro, algún fragmento de un texto científico que conociera, o traducciones oficiales o fan-made de textos modernos. ¿Habéis visto los cómics de Astérix y Obélix en Latín? ¿Habéis oído ya a Scar, de el Rey León, cantando en latín? Ojalá hubiera encontrado esta última en su momento.

La idea bajo todo esto: estar en contacto con estímulos de los que pudiera entender algo, el máximo tiempo posible. 

Pero la clave para adquirir una lengua está tanto en la comprensión como en la producción. Así que leerlo todo en voz alta fue una buena manera de fijarme en más detalles y practicar, hasta que pude tener alguna conversación con el profesor. Perder la vergüenza, una de las claves para tener éxito al aprender un idioma.

De todo lo que hice, esta es la parte de mi aprendizaje que mayor impacto tuvo, especialmente a largo plazo, sobre el latín que ahora, más de una década después, pueda saber.

Vocabulario para el examen

Aunque a base de leer ya estaba aprendiendo bastante vocabulario, especialmente, las formas y expresiones más comunes. Tenía que asegurarme de aprender todo el vocabulario que pudiera salir en el examen. Así que me hice unas flashcards con post-its con todo el vocabulario y me puse a lo que comúnmente se conoce como empollar.

En cada post-it había, por un lado la palabra en latín, y la traducción por el otro lado. Fácil. Todas en un montón, leer la palabra en latín, decir la traducción. Si la acertaba, descartada del montón. Si fallaba, debajo del montón y hasta que volviera a salir. Al final os dejo uno de los miles de videos que podéis encontrar sobre cómo hacer mejores flashcards y usarlas mejor.

Hice esto miles de veces con todo el vocabulario, traduciendo del latín y hacia el latín. Y las que no se me quedaban ni en coña, las pegaba por la casa para írmelas encontrando por sorpresa, en plan pregunta ninja. He aquí el rollo post-it.

Visto en perspectiva, la mayoría de ese vocabulario me sirvió para el examen, pero lo olvidé al cabo de poco tiempo. Hoy en día no creo recordar ninguna de las palabras que había en las flashcards. Para esto, y probablemente sólo para esto, me hubiera servido usar alguna aplicación como Duolingo (si hubiera existido, y que ahora incorpora el latín) o Rosetta Stone, si hubiera incorporado el latín entre los idiomas que permite estudiar. Otro día os hablo de apps para aprender idiomas, mis favoritas y para qué sirven y para qué no sirven.

Estudiar gramática

Todo esto no significa que dejara de estudiar gramática. Pero sí cambié mucho qué gramática estudiaba y qué porcentaje de mi tiempo de aprendizaje le dedicaba. Empecé a investigar sólo aquella gramática que fuera a resolver las dudas que tenía cuando leía algún texto que no terminara de entender, y que no pareciera mucho más complicado de lo que ya empezaba a dominar. 

En lugar de intentar aprenderme todo el tocho de apuntes que había imprimido, era mucho más interesante e infinitamente más efectivo, aprender gramática porque me era útil para entender algo que yo ya quería entender previamente.

¡Inciso a modo de ejemplo!

Donde aparecen Maximus Decimus Meridius de Gladiator, Astérix y Obelix, Espartaco  y, como bonus, un poco de historia del castellano.

Por ejemplo, los gladiadores saludando al Cesar en Gladiator o las películas animadas de Astérix y Obélix:

Gladiators: Ave Caesar! Morituri te salutant! Asterix and Obelix: Hi Julius, old boy!

Viendo las traducciones “los que van a morir os saludan” (Espartaco) o “we who are about to die salute you” (Gladiator) parecía que no había manera de traducir morituri. Así aprendí que en latín existía algo llamado el participio de futuro. ¡Participio de futuro, palabrota al canto! Fácil. Del verbo morir, el participio es estar muerto, y hablando del futuro viene a ser el que va a morir, que habrá muerto.  

¿Pero en castellano tenemos de esto? Aunque el uso del participio de futuro en castellano se fue perdiendo, nos quedan palabras con ese significado. Un tiempo venidero es uno que va a venir, que en algún momento habrá venido.

Fin del inciso y de mi excusa para poner a Astérix y Obélix, y Gladiator en el blog.

¿Hubo partes de gramática que no supe explicar con este sistema? Sí, muchas. Pero no me preocupaba. ¿Tuve que estudiar algo que de gramática que no me fuera relevante? Sí, todo lo que estaba en el temario y con lo que no me hubiera cruzado antes. 

Pero visto en perspectiva, de las únicas cosas que me acuerdo son las que estudié porque me eran relevantes, porque eran aprendizajes significativos para mí. También me hubiera ido muy bien tener ayuda individual. Al fin y al cabo, habría resuelto (o desestimado) muchas cosas mucho antes con alguien que mentorizara mi proceso, un profesor o acompañante lingüístico.

¿Por qué funcionó?

Esa vez hice algunas cosas mejor y otras las hice peor. Veamos qué funcionó y porqué.

Comunicación

Adquirir un idioma significa poderlo usar para comunicarte. Ahí deben ir dirigidos todos los esfuerzos.

Cuando empecé a estudiar latín, aprendía cómo funcionaba. Podía explicar estructuras, gramática, declinaciones, y demás. Pero no podía usarlo para nada, y nuestro cerebro tiende a olvidar lo que no le sirve para nada. Otro día ya hablaremos de la cantidad de datos inútiles y letras de dibujos animados que se nos quedan grabadas perfectamente. Tendemos a recordar lo que nos emociona, lo que nos parece importante, lo que nos permitió resolver un problema, los fracasos, los bochornos, etc. Eso sí le parece útil al cerebro. Al fin y al cabo, no queremos meternos 10 veces en el mismo lío y, por suerte, nuestro cerebro está programado para ayudarnos con eso. Por eso mi cerebro recuerda mi primera clase de latín, la gramática que hay detrás de morituri te salutan, y dónde están unos cuantos secretos del Super Mario de la Game Boy.

Querer expresarnos y comprender los mensajes que nos llegan es algo inherente en nosotros, y parece que nuestro cerebro se ha desarrollado para eso. Al fin y al cabo, nadie tiene que convencer a un bebé para aprender la lengua o lenguas que se usan a su alrededor. Parece ser también que el mesaje es lo que nos lleva a adquirir un idioma, más que lo que podamos estudiar sobre el idioma.

En el reto asequible está el aprendizaje significativo

No vas a aprender mucho de un texto (o vídeo o audios) demasiado fácil, donde lo entiendas absolutamente todo, ni de un texto demasiado difícil, donde te pierdas cada dos palabras. Lo más efectivo es usar textos donde entiendas cosas, en los que puedas hacerte una idea de lo que cuentan, sin llegar a entenderlo todo. El aprendizaje significativo se da cuando se nos presenta nueva información que podemos conectar con aquello que ya sabemos, y que podemos transferir a otras situaciones. En resumen, tu nivel y un poquitín más, y que te vaya a ser útil para otras cosas. Ahí están el reto y el aprendizaje. 

Ahora, un texto puede llegar a ser asequible por varios factores: 

  1. Porque el texto se adapta a tu nivel en el idioma que estés estudiando. Mi nivel de latín era zero, así que tardé a llegar a esta fase. 

 

  1. Porque ya sabes de antemano qué cuenta el texto. Es mi caso con los cómics de Astérix y los textos traducidos. Un día os cuento la historia de alguien que mejoró su inglés viéndose todo Friends de cabo a rabo un montón de veces seguidas. 

 

  1. Porque hay otra información que te ayuda a descifrar el mensaje. Si estás empezando y lees cuentos infantiles, los dibujos te van a contar casi más que el texto y van a hacerlo mucho más accesible.

 

Además, volver a leer los textos, volver a ver algún video, o repetir una pequeña conversación con el profesor fue muy útil. Al revisar algo anterior, me daba cuenta de que ya entendía más y que iba mejorando. Era un checkpoint motivador a la par que útil. Cuando dominaba algo nuevo leyendo un Astérix, siempre había algo nuevo en qué fijarse y aprender. Y sin hablar del placer de releer un cómic de Astérix por enésima vez, claro.

Estudio gramática porque quiero

Demasiadas veces, la gramática acaba apareciendo en nuestras vidas en forma de cuadro explicativo descontextualizado y solo porque el libro de texto que usamos dice que ahora toca esta parte específica de la gramática. Todo libro de inglés de niveles intermedios que se precie desde finales de los 80 hasta ahora sigue un patrón parecido. Unit 1: present simple and present continuous. Unit 2: past simple Unit 3: past simple and past continuous Unit 4: future with will. Miento, todos los libros no, pero muuuuuuchos sí.

¿Eso es malo? No. Está organizado, es claro y es accesible. Es sistemático. Muy útil para organizar estudiantes en niveles y grupos, y para hacer exámenes basados en ese contenido. 

Pero por norma general, nuestra motivación no va a funcionar de forma sistemática y estructurada. Eso hará que mucho de lo que haya en el temario del libro no vaya a llegarnos de forma significativa. 

De hecho, parece que, en efecto, la forma más efectiva de aprender cosas sobre la forma del lenguaje (las formas de los verbos en diferentes tiempos, estructuras gramaticales, etc.), es fijarse en eso cuando surge la duda, cuando el estudiante ve que lo necesita para mejorar lo que ya puede hacer con el idioma y puede conectarlo con sus conocimientos previos. Cuando saber eso va a ayudarle a que el mensaje llegue mejor. Otra vez, cuando eso vaya a resultar en un aprendizaje significativo.

¿Qué puedes hacer tú?

Antes de ponernos en recomendaciones, hay que tener en cuenta algo. En el ejemplo que os he puesto, mi objetivo era pasar un examen muy específico empezando de 0. Seguramente tus objetivos sean otros: mejorar la fluidez, la seguridad, sacarte un certificado para un trabajo o estudios, etc. Para objetivos diferentes, tendremos que centrarnos en aspectos específicos de nuestra adquisición de la lengua. Teniendo esto en cuenta, vamos a ver qué recomendaciones que sí te van a ser útiles podemos sacar de este ejemplo.

Incorpóralo a tu día a día

Las claves de aprender un idioma están en el tiempo que le dedicamos y la calidad de ese tiempo. Quien nos prometa que vamos a aprender inglés en dos semanas nos está mintiendo, full stop, y lo único que va a conseguir es frustrarnos.

Aprenderás más, cuantas más horas estés en contacto con el idioma, cuanto más consciente seas de lo que estás aprendiendo y cuanto más necesario consigas que el idioma sea para tu día a día. 

Pon tu alrededor en inglés, ordenador, móvil, redes sociales, asistentes de voz, el GPS del coche, videojuegos, idioma por defecto de Netflix, HBO, Amazon, Disney, lo que sea! Léete ese documento del trabajo en inglés, dile a Google que te dé resultados en inglés. No solo a menudo vas a encontrar más información, sino que te vas a acostumbrar a usar el inglés como parte de tu día a día. ¿Habrá cosas que no entiendas? Sí, pero cada vez menos, y vas a ir siendo consciente de tu aprendizaje. Y bueno, si un día te pierdes porque el GPS en inglés pronuncia fatal los nombres de las calles, tu inglés se merece 10 minutos de camino extra algún día.

Cambiar el idioma de las búsquedas

Una vez te has motivado a aprender, que no te lo arruinen unos ejercicios aburridos. Si aprender inglés va a ser parte de tu día a día, tiene que gustarte lo que hagas. Ve esas películas que tanto te gustan una y otra vez, juega en inglés, practica tu hobby, encuentra un profesor con quien lo pases bien hablando. 

Si te gusta el tenis, encuentra la manera de ver partidos narrados en inglés. Si te has aficionado al macramé, busca macrame knots, en inglés, y aficionate a blogs y canales en inglés. Si lo tuyo es ver unboxings en youtube, que sean en inglés. ¿Te encanta la música? Practica con Lyricstraining. Y si te encanta participar en foros, comentar videos y posts, intenta hacerlo en inglés tanto como puedas. Ahora, ya, te animo a comentar aquí en inglés, o cualquier idioma que estés aprendiendo.

No llegaría a poder cuantificar cuánto aprendí de pequeño de películas, videojuegos y juegos de cartas coleccionables que estaban en inglés. Se puede decir que no tenía otro remedio que aprender inglés, pero creo que se explica mejor diciendo que mi yo preadolescente veía que el inglés le era muy útil para poder disfrutar más de todas esas cosas que le encantaban.

Como los idiomas, hay muchas cosas que hemos aprendido que no nos gustaban, solo por que no nos gustó como nos lo enseñaron en la escuela. Si los ejercicios de gramática y las mismas 20 temáticas que salen en todos los libros no nos ponen, corremos el riesgo de asociar el idioma sólo con esas cosas que no nos gustan o no nos hacen disfrutar. 

Asegúrate que disfrutas usando el inglés!

Estudia, pero de forma útil

Estudiar inglés te va a permitir acelerar mucho tu aprendizaje y te ayudará a ordenar todas esas intuiciones que vayas adquiriendo al usar el inglés para todas esas cosas que hemos mencionado. 

Eso sí, parece demostrado que la instrucción explícita de gramática es muchísimo más útil si se hace ante varias condiciones. 1. Te enseñan cosas con las que ya te has encontrado a menudo en tu contacto con el inglés. 2. Ya te habían asaltado con anterioridad esas dudas que las normas gramaticales pretenden ayudarte a resolver. 3. Ya has incorporado la mayoría de gramática más básica necesaria para entender lo que te vayan a contar. 4. Se dedica un momento explícito a trabajar eso. No solo a base de que un profesor te vaya corrigiendo unas redacciones.

Por lo tanto, asegúrate de estudiar aquello que vaya a ayudarte con tu comunicación diaria. Estudia esas expresiones y construcciones que usan los personajes de tu serie favorita, por ejemplo con este complemento para aprender con Netfix. Busca eso que siempre pone en los emails tu cliente de Estados Unidos. Pregunta por esa expresión que nunca sabes cómo escribir en el foro en el que participas.

Sé realista con tus objetivos y dedicación

Un gran riesgo de cualquier nueva actividad o proyecto es la frustración, ya sea aprender un idioma, ponerse en forma, empezar un negocio, redecorar tu casa. 

Planea bien qué dedicación vas a poder darle a tu aprendizaje. ¿Cuánto contacto vas a tener con el idioma? ¿Cuánto tiempo vas a dedicar a esas actividades que vas a hacer en inglés? ¿Cuántas horas de estudio vas a dedicarle semanalmente, ya sea con ayuda o por tu cuenta? ¿Cuánto vas a poder practicar el hablar con alguien?

Teniendo en cuenta la dedicación que prevés tener, se realista con tus objetivos y sobretodo intenta ordenar tus prioridades. No es lo mismo empezar de zero, que mejorar tu vocabulario para tus reuniones del trabajo.

¿Empiezas ya?

¿Has tenido alguna experiencia similar o que quieras compartir? ¿Qué aprendiste de ello? ¿Tienes más preguntas? ¿Te animas a comentar en inglés o cualquier otro idioma que estés aprendiendo? 

Comparte tus experiencias y comentarios y ayúdanos a todos a aprender.

Enlaces:

Cómic de Astérix en Bretaña en latín

Scar cantando el “Be Prepared” en latín 

Video: How to Study Effectively with Flash Cards

Video: “Ave Cesar, morituri te salutant” en Gladiator y en Astérix

Video: “Los que van a morir os saludan” en Espartaco

Video: “We who are about to die, salute you” en Gladiator ¡Peliculón!

¿Conoces tu nivel de inglés?

Adelante

Haz el test y descúbrelo. Te llevará solo 5 minutos.
¡Vamos!

Servicios

Prepárate para tu nuevo puesto de trabajo,  para obtener un certificado de nivel, para ir a vivir al extranjero, para preparar una prueba de acceso o una entrevista, y para lo que necesites.

Descubre todos los servicios

Language Coach consiste en un acompañamiento lingüístico total para quienes quieran incorporar el aprendizaje del inglés a su día a día, maximizando los resultados de tu dedicación de tiempo y esfuerzo.

Descubre todos los servicios

Únete a un grupo reducido de personas como tú, motivadas a tomar las riendas de su progreso y que valoran el tiempo que dedican a todo lo que hacen.

Descubre todos los servicios

Compártelo

Comparte en facebook
Comparte en twitter
Comparte en linkedin
Comparte en email
Comparte en whatsapp

Conecta con Take it English

No te pierdas ningún post

take it english tom

Welcome!

Soy Tom, coach lingüístico y profesor de inglés desde hace 15 años.

Aprender un idioma es un proceso apasionante, y cada mejora una razón para la autorrealización y el crecimiento personal. Con Take it English, quiero contribuir a un aprendizaje proactivo, independiente y motivador.

Toma las riendas, disfruta, y Take it English.

También te puede interesar

Intercambios de idiomas

Cómo encontrar intercambios de idiomas

Hay muchas formas de encontrar personas fantásticas con quien practicar idiomas. Cuál sea mejor para ti dependerá del tiempo que quieras o puedas dedicar a buscar, las ganas que tengas de usar nuevas tecnologías o desempolvar tus habilidades sociales, y de tus preferencias en general.

En este post, vamos a conocer páginas y aplicaciones para intercambios lingüísticos, también dónde encontrar intercambios en nuestra ciudad y, finalmente, veremos cómo encontrar comunidades angloparlantes en general para practicar el inglés sin la necesidad de enseñar nosotros algún otro idioma.

Sigue leyendo
leer en inglés

7 razones para leer series de libros en inglés

La exposición a un idioma es clave en la adquisición, tanto para nuestra lengua materna cómo para segundas lenguas. Y sí, leer textos difíciles (de los que esperamos aprender algo) a veces puede resultar cansado, desmotivador y hasta tedioso. Pero no sufráis, ¡hay formas de darle la vuelta a la lectura en inglés! Hoy os traigo 7 razones para leer series de libros, y algunas recomendaciones al final.

Sigue leyendo
The CW - Content not available message

¿Cómo puedo ver contenido de otros países?

Sí, ver pelis y series en versión original es genial para aprender. Pero a veces hay videos, series y películas que están bloqueados en nuestro país.

Así que me pregunté, ¿cómo puedo ver contenido de otros países? Aunque no soy un experto techie, hice un poco de búsqueda para ayudar con este problema. Aquí van algunas soluciones y trucos para sacarle todo el partido a las plataformas de streaming.

Sigue leyendo
series para aprender inglés

Series para aprender inglés según tu nivel

Siempre nos han dicho que ver videos, pelis y series en inglés es muy bueno para aprender. Pero ¿es eso verdad? ¿Por qué? ¿Qué es mejor ver, pelis o series? ¿Qué series son mejores para mi nivel? ¿Qué hago con los subtítulos?

A nuestro cerebro le flipa la repetición de patrones, reconocer cosas, conectarlas. En este artículo vamos a ver por qué ver series puede convertirse en una herramienta especialmente eficaz para aprender inglés y cómo sacarles mucho más partido.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *